Una sesión del Data Week. Sebastián, de verde y Offray de naranja. 

Una sesión del Data Week. Sebastián, de verde y Offray de naranja. 

LIBRETO

Laura Ubaté: Este es Ciudad de Datos el primer podcast en español sobre ciudad y datos. 

En el episodio anterior de Ciudad de Datos hablamos sobre qué significa este concepto para todos. En este, vamos a hablar de qué podemos hacer como ciudadanos frente a la Ciudad de Datos. Mi nombre es Laura Ubaté y hoy me acompaña Sebastián.

Sebastián Pulido Zethelius: Hola, Lau. ¿Cómo vas?

Laura Ubaté: Bien, hoy queremos contarles una historia para traducir qué significa este concepto de ciudadano de datos.

Sebastián Pulido Zethelius: Bueno, esta historia nos va a llevar por un par de personajes. En primer lugar, vamos a hablar con alguien que no vive en Colombia, pero que creo que actúa como ciudadano colombiano más que cualquiera de nosotros.  

Nosotros entrevistamos a David porque él juega un papel muy importante en la comunidad de datos abiertos de Colombia. Incluso viviendo en Vietnam él es muy activo en esta labor y nos contó qué es lo que ha estado haciendo desde la distancia.

David Przybilla: Mi nombre es David, he trabajado en varias agencias de investigación relacionadas con computer science y en los últimos años he trabajado para una start up en el Reino Unido y básicamente mi trabajo diario consistía en procesar grandes cantidades de información y aplicar lingüística computacional para varios procesos. Durante mi estancia en el Reino Unido me relacioné muchísimo con los grupos civiles que usaban los datos abiertos para solucionar distintos problemas, básicamente me di cuenta de que los datos abiertos eran muy importantes.

Laura U: David gasta sus horas libres abriendo datos y gratis… Pero, ¿por qué?

Sebastián: Él ayudó a abrir una comunidad, a conformarla, que se llama datosabiertos.co. Ustedes pueden encontrar toda esta información en la página web del podcast. Ellos tienen cuentas de Twitter, y cuentas en GitHub que es una plataforma para compartir código.

Y lo que ellos hacen básicamente es estar pendientes de las discusiones en torno a datos abiertos, cómo el gobierno libera datos, se encargan de mirar la calidad de estos datos y discutir qué se puede hacer con ellos. Y todo esto es trabajo voluntario.

Laura U: Es decir, en el capítulo pasado estábamos hablando de como muchos datos de nosotros están desplegados por ahí por internet y otras plataformas, personajes como David están tomando todos estos rastros y le están dando un sentido nuevo.


David Przybilla: Yo fui a datos.co y  digamos que me decepcioné. Incluso en este momento noy hay nada que me llame la atención en datos.co que sea útil y cumple con estos requerimientos de calidad para ser un dataset realmente útil. Entonces me pregunté qué datasets me interesan como ciudadano y el primero que apareció fue cómo se gasta el dinero.

Sebastián: Antes de seguir con David, tenemos una invitada que nos va a aclarar un par de cosas primero.  

Laura U: Vamos a explicar por qué David está interesado en abrir datos y gratis. La siguiente persona hace parte de la investigación Ciudad de Datos y nos va a ayudar con la pregunta de este episodio: ¿cómo se define el ciudadano en un entorno de Datos?

Tatiana Rodríguez Maldonado: Tatiana Rodríguez Maldonado, yo soy politóloga entonces lo que me interesaba era darle una mirada desde la sociedad, desde el poder, desde los actores que participan en esta producción y uso de datos para analizar cuáles son los discursos en los que se sustentan los datos, la idea misma de datos, por qué eso es importante ahora, en qué tipo de sociedad es importante, para qué tipo de gente eso es importante. Y, eso se expresa, por supuesto, en las políticas públicas, en las leyes.


Sebastián: Con Tatiana hablamos sobre el concepto de ciudadanía y cómo este se ha ido transformado, también mirando a la Ciudad de Datos y cómo participarían sus ciudadanos.

Tatiana: La transformación es: el ciudadano es el que participa, el ciudadano es el que usa su voz para opinar en los asuntos públicos. Si uno se fija en cuáles son las formas que una persona hoy tiene para hacer participación en la vida pública, se ha aumentado porque hay el acceso a información, o a datos que antes no estaban al alcance de todos. Sin embargo no sé si eso transforme la categoría de ciudadano.

Sebastián: ¿Entonces qué es lo que sí cambia?

Tatiana: Ahora sí tenemos acceso a la información, ahora sí podemos usarla, ahora, bueno ¿y por qué lo puedes hacer ahora? Pues porque hay unos medios técnicos que te lo permiten, pero no necesariamente si esos medios técnicos hubieran existido antes significan que ese ciudadano habría sido incapaz  de utilizarlo. Es es el problema, que me parece pretencioso y oculta que efectivamente la información ha circulado y sido utilizada desde siempre por esas personas que han querido cambiar lo público.

Laura U: Pero, para varios esto significa que si no manipulamos bases de datos, no podemos ser críticos. Y muchos aún pensamos que el único momento en que somos ciudadanos es cuando votamos.

Sebastián: Eso es muy cierto, por eso también le pregunté a Tatiana cómo se puede participar en una Ciudad de Datos.

Tatiana: Yo creo que un ciudadano activo sería aquel que usa los datos en torno al problema de lo público, no solo alguien que sabe usar datos. Porque en ese sentido no hay participación; hay alguien que puede ser emprendedor y sacar una app y listo, hacer un negocio, un emprendimiento, pero allí no hay participación. Hay un uso de información, que no está mal, pero es distinto a una persona que, con esos mismos datos, dice: «venga yo creo que las cosas se pueden hacer de manera distinta para todos, no para mí, o creo que puedo aportar en esto, o creo que me deben una explicación; como ciudadano, como sociedad, nos deben una explicación frente a esto». Entonces alguien que participa activamente es alguien que se hace esas preguntas y que las reflexiona en público, y que entonces transforma y proyecta lo que encuentra, no simplemente lo usa para un beneficio particular. Que como digo, no es que este mal, pero es otra cosa, no necesariamente es un ciudadano, estaríamos hablando de un empresario o de un emprendedor.

Laura U: Alguien como David, ¿Que por eso procesa datos?

Sebastián: Cuando escuches lo que Tatiana dice sobre el tipo de personas que participan, vamos a poder volver a David y nos vamos a dar cuenta de eso.

Tatiana: Yo creo que son personas con la capacidad de compartir conocimiento, cuando  hay varios que pueden pensar colectivo. La preocupación por el otro también; «si esto es de todos, deberíamos aprovecharlo. Y  que se lo plantean a partir de resolver problemas: pueden ser cosas muy chiquitas pero dicen: “Ah, wow, esto puede servirle a otros». Finalmente  lo que sí creo es que es gente con mucha mucha curiosidad. Que dicen: «Ay, ahí está? Yo quiero, quiero meter la mano ahí, quiero como hacer algo,  mi granito de arena. Quiero poner unas fichas ahí, quiero organizar esto un poco», entonces les interesa resolver cosas.

Sebastián: Ahora sí volvamos a David. Recordemos que el se metió a datos.gov.co, pero lo que encontró ahí no le pareció útil para hacer veeduría y para participar como ciudadano, entonces decidió hacer cosas por su propia cuenta.

David: Creo que como ciudadano tengo derecho a la información, derecho a saber a dónde van mis impuestos y cómo se están invirtiendo y cómo funciona mi gobierno. Estoy tratando de hacer a mi gobierno más accountable, no sé la palabra en español, es decir, quiero saber que están haciendo las cosas bien y es mi derecho como ciudadano, no sé si eso responde mi pregunta. Pero al mismo tiempo creo que estoy promoviendo que otras personas hagan uso de ese derecho y que tal vez se construyan compañías alrededor de estos datos o que mejoren procesos en sus compañías alrededor de esos datos.

Sebas: David, incluso viviendo en Vietnam, actúa como ciudadano sobre lo que le preocupan. Por ejemplo, él viajó por Europa y por Asia y observó cómo se comportaban las comunidades, que aunque son muy pequeñas, son activas y participan constantemente. Entonces en Colombia lo que él hizo fue formar una comunidad que se llama: datosabiertos.co

Laura U: Y desde ahí trabaja por esa veeduría ciudadana de los datos.

Sebastián: Exactamente, ellos...

David: Hicimos un whatpad donde reunimos las ideas que podían tener impacto. Uno de los periodistas que estaba en la lista dijo que hay una guia del FLIP, una ONG de periodistas. Porque solicitar datos no es fácil y toma mucho tiempo. Tienes que mandar una carta nombrando ciertas leyes, y en base a esa carta te pueden responder sí o no, y se puede apelar nombrando otras leyes. Para mí no era muy sencilla pero lo que hice fue tomarla paso a paso y automatizarla básicamente en una tarde.Dije sentémonos y lo hacemos.

Sebastián: Y pueden encontrar el resultado de este trabajo  en queremos.datosabiertos.co

Laura U: Pero hay otras personas que, como David, están usando los datos para ejercer ciudadanía. Aquí comienza una nueva historia, la de Offray.

Offray Luna: Yo Offray Luna, apruebo lo que diga el formato, siempre y cuando no sea muy rabón (risas).

Sebastián: Offray es el organizador del Dataweek, que es un un evento que atrae personas de todas las profesiones posibles para que se interesen en la discusión sobre datos abiertos. En Bogotá, yo tuve la oportunidad de asistir, el evento se realizó en un hackerspace que se llama HackBo. Que también organizó Offray con otra gente.

Offray: Lo que estamos haciendo en HackBo y con el DataWeek es tratar de diversificar los públicos, que otra gente que tiene otras lecturas y otras preocupaciones, las pueda expresar a través de este sistema, que quiera explorar y diga, por ejemplo: “Tengo esta pregunta sobre los monólogos o los diálogos en Twitter o la contratación pública, o los Panama papers, o cualquier otro ejemplo  y     quiero un sistema que me permita explorar ese problema y expresarlo a la vez, explorarlo porque puedo hacerle preguntas a los datos, o borradores o prototipos; y  expresarlo porque al final eso se vuelve un documento o una visualización que me permite comunicarle eso a otra gente también. Entonces es el camino de explotación y exploración del sistema, pero abierto a más disciplinas.

Laura U: El evento también se ha organizado en medellín y ustedes pueden ver el link en la página de este episodio.

Offray: Y el DataWeek surgió a raíz de una cosa que se llamaba la gobernatón, una especie de contra-hackatón que hicimos cuando MINTIC montó la hackatón que era una especie de pantomima de las hackatones reales para sacarle talento a los pelados sin reconocerles económicamente. Muchos de mis amigos que vinieron a la hackatón querían hacerse o el sitio web o la app pero son un tipo de conciliación que viene del desarrollador. Una vez están creadas, tú como usuario las usas como un bien, si mi app es para reportar huecos en las calles, ya viene así y lo único que puedo hacer es eso. Y me vuelvo el sensor del celular. Me vuelvo los ojos y las patas de algo que no tiene ojos ni patas. Pero el problema y la solución están pre hechos. Y si bien es interesante de explorar, no empodera a quien recibe la solución. Y si bien hay posturas transaccionales cómodas, me parece que lo importante es que la gente aprenda formas de expresar sus propias preocupaciones y sus propias voces.

Sebastián: HackBo es un Hackerspace. Estos son sitios donde diferentes personas con diferentes intereses se reúnen para crear cosas juntos.

Offray: HackBo surgió como resultado de un grupo de gente  que nos afiliamos a la idea de software libre de código abierto, desde ideas de hacktivismo muy pensadas en  el escenario de los derechos en contextos digitales. La tecnología como derecho, este derecho a mirar el código fuente, a cambiarlo.

Laura U: De nuevo, como nos preguntamos con David, ¿por qué Offray decidió hace algo así?

Offray: No puedes saber qué pasa con el estado porque es demasiado complejo. Lo que pasa con los sistemas de información computacionales es que te permiten deconstruir la complejidad y potenciar las voces individuales o de diferentes comunidades. Habría dos formas de ciudadanía: la que es normativa, y la que es proactiva o enactiva, que es la que tú ejerces. Dentro de esa segunda la potencia de las tecnologías digitales es que permite asumir la complejidad de la máquina estatal, bien sea para deconstruir las cosas o para articular cajas de resonancia con redes sociales etc.

Sebastián: También hablé con él sobre lo que lo llevó a llevó a organizar el evento y sobre lo que impulsa su trabajo.

Offray: Yo siento que si en algún punto estás comprometido con un quehacer particular en un mundo institucionalizado, la forma como este tipo de poderes hegemónicos institucionales intentan normarlo todo, regularlo todo, va a hacer que tengas que comprometerte de vuelta o vivir el precio de la indiferencia, porque te aislas cada vez más para seguir teniendo tu práctica, o porque no la puedes tener más porque la regulación te lo prohíbe en alguna medida. Entonces para mí es como una especie de lectura de tu compromiso con el mundo y el enmarañamiento, el hecho de que al final la indiferencia te cuesta. Tienes que ponerte activo antes de que ese momento llegue.

Laura U: Sin importar si es con datos o no, cada persona puede ejercer desde lo que hace una ciudadanía de Datos. Las transformaciones del ciudadano de las que hablaba Tatiana, por ejemplo, llegan con cambios sociales y tecnológicos. Usted hace parte de ellos.

Sebastián: Entonces, en el momento histórico que nos tocó, llegan tecnologías que nos permiten procesar grandes cantidades de datos y comunicarnos más fácilmente. Ejemplo de esto, David y Offray.

Nos gustaría escuchar de ustedes. Ciudad de datos es un podcast que acaba de comenzar, así que aún tenemos un montón por aprender. Cuéntenos cómo cree que podemos mejorar, si se animan, lo invitamos a comunicarse con nosotros por nuestras redes, @ciudaddedatos en Twitter, /Ciudaddedatos en Facebook

Laura U: Para más información sobre este episodio: entrevistas, documentos de referencia, fotos y libretos, visite www.ciudadedatos.com.
 

Este episodio fue elaborado por Laura Rojas Aponte en la dirección, Alex Zambrano en la dirección editorial, Sebastiá Pulido Zethelius en la producción y libretos y Laura Ubaté, quien les habla, en la producción sonora. Basamos Ciudad de Datos en una investigación de la Universidad Javeriana y es grabado en el Centro Ático.