LIBRETO

Laura Rojas Aponte: Seguramente han notado, que desde hace varios años, la experiencia de comprar en el supermercado tiene un paso adicional.

Cajero: Tarjeta puntos.

Laura: 20’ XXX.XXX

Laura: ¿Por qué el paso adicional?

Sebastián Pulido Zethelius: La respuesta obvia es que los esquemas de puntos en los supermercados sirven para para fidelizar clientes, dar descuentos y cambiar puntos por premios. El supermercado necesita saber a quién le van a dar esos puntos.

Laura: La Respuesta menos obvia,  es que el supermercado se alimenta de la información que recoge en su programa de puntos. Gracias a esos datos los dueños de las tiendas son capaces de conocer más sobre sus clientes, pueden saber cuáles son los de productos van a comprar, qué tipos de productos se compran al tiempo con otros, qué día de la semana se vende más de una cosa o de la otra, por poner algunos ejemplos.

Y esta historia del supermercado se repite una y otra vez. Básicamente vivimos en un mundo en el que se recoge muchísima información y esa información es valiosa.

Mi nombre es Laura Rojas Aponte y este es Ciudad de datos, el primer podcast en español sobre ciudad y datos.

Carlos Barreneche: Bueno, yo creo que hay que partir por pensar que en nuestras interacciones diarias con la ciudad, y con los servicios del gobierno mismo, generamos grandes cantidades de datos. Y gracias a las capacidades contemporáneas de almacenamiento y procesamiento de información estos datos están siendo utilizados para mejorar el funcionamiento de la ciudad.

Laura: Para poner las cosas en contexto, él es...

Carlos: Carlos Barreneche, profesor del Departamento de Comunicación de la Universidad Javeriana y actualmente dedico mi investigación a pensar la relación entre sociedad y datos.

Laura: Resulta que lo mismo que hace el supermercado la información, lo hace la ciudad con nuestros datos.

Carlos: Eh… Digamos que a partir de esos datos pueden producirse simulaciones y predicciones sobre cómo funciona la ciudad. Se entiende que cuando todos esos procesos y esas interacciones del ciudadano con la ciudad son transparentes, digamos puede hacer un uso eficiente de los mismos para planificar cómo proveer esos servicios digamos de una manera más óptima.

Laura: Es decir, se usa la información para que la ciudad funcione mejor.

Sebastián: Pero tener todos esos datos, también implica tener mucho poder, ¿cierto?

Carlos: Estos datos también son importantes, porque los gobiernos saben muchísimo sobre sus poblaciones gracias a estos y, como tal, presentan potencialmente, digamos, peligros en términos de violación a derechos como la privacidad. De allí entonces la importancia de la gobernanza de los datos y de que nosotros como ciudadanos llamemos a rendir cuentas al gobierno sobre el uso que hace de los mismos.

Laura: Ese, el tema de la gobernanza, es especialmente importante para este equipo. Por eso hacemos el podcast, para llevar la discusión a más personas.

Les voy a contar: Ciudad de Datos está ligada con una investigación de la Universidad Javeriana que lleva el mismo nombre. Básicamente, la investigación se pregunta por cómo se están usando los datos para la gobernanza de Bogotá y Medellín.

Sebastián: Entonces, parece que la relación entre la ciudad y los datos es más importante de lo uno creería, ¿cierto?

Laura: Exacto.

Antes de hacer este podcast, y antes de aliarnos a la investigación, nosotros mismos, los productores de este programa creíamos que estábamos conscientes de los momentos en los que se capturaba información sobre nosotros.

Laura Ubaté: Por ejemplo, cuando uno navega en internet sabe que están recolectando datos, pero es difícil darse cuenta de todos los datos que son capturados.

Sebastián: Para mí era evidente que mi teléfono mandaba datos como mi ubicación, la hora a la que se utilizan ciertos servicios y cosas por el estilo.

Alexander Zambrano: O también cuando uso tarjetas para entrar a bibliotecas, parqueaderos o la Tarjeta Tu Llave de transporte, sé que estoy reportando mis datos, pero no sé a quién o para qué.  

Laura: Como pasa cuando uno se obsesiona con un tema, empezamos a encontrar escenarios de recolección de datos por todas partes.

Carlos: Otro ejemplo interesante son las redes de sensores que hay desplegadas a lo largo de la ciudad. Por ejemplo sensores que monitorean el medio ambiente y la contaminación. O redes de cámaras de CCTV que muchas veces monitorean los flujos de personas y vehículos. Hay ciudades colombianas que también tienen sensores como los lectores de placa o lectores de velocidad que ayudan también a monitorear el tráfico en particular.

¿Puedo seguir?

Laura: Claro, sigue todo lo que quieras.

Carlos: Las mismas compañías que prestan los servicios de telefonía móvil recolectan los datos de localización de sus usuarios en todo momento...

Laura:  El punto es que la relación entre la ciudad y los datos es cada vez más estrecha y eso o es importante porque la información que usted deja por ahí está siendo usada para tomar decisiones.  

Este es un escenario que no habíamos vivido antes. Entonces, ¿qué esperamos de él?  

¿Cómo queremos que funcione nuestra ciudad ahora que tenemos estas tecnologías?

¿Qué visiones esperamos de nuestro gobierno?

¿Cuáles son nuestras expectativas, como sociedad, frente a esa ciudad de datos?

--

En julio de 2015, la Alcaldía de Bogotá organizó el Foro de Ciudades Inteligentes en la Cámara de Comercio de Kennedy y ahí nos encontramos una historia interesante.

Maestro de ceremonia [Alford Pedraza]: Agradecimientos a las personas que muy gentilmente han atendido nuestra invitación en este evento de ciudades sostenibles Dr. Carlos Alberto Gómez García, vicepresidente de Hogares y Personas en Bogotá. Empresa que ha sido una aliada permanente…

Laura: Carlos Gómez García, el personaje que están adulando en esa grabación, es el Vicepresidente del programa Hogares y Personas de ETB. Luego del foro hablamos con él. Allí le preguntamos por los planes que tiene ETB para las ciudades inteligentes.

Carlos Alberto Gómez García: ¿En qué va Etb en esto? No tiene una definición concreta de qué es una ciudad inteligente. Nosotros todavía estamos actualizando y poniéndonos al día en lo que es tener un giro.

Sebastián: Pero entonces cuando Laura dice «ciudad inteligente» ¿a qué se refiere?

Carlos: A un modelo de ciudad entendido como un sistema cibernético capaz de regularse a través del procesamiento de información.

Laura: O en español, un modelo de ciudad en el que las TIC son el principal insumo para mejorar servicios en la ciudad. Sin embargo:

Carlos: La ciudad inteligente es más un discurso, muchos podrían pensar «un slogan». Y un discurso además que es poco definido y maleable en el sentido de que cada gobierno o cada compañía implicada en un proyecto de estos digamos que se apropia del concepto y la reinterpreta según sus propias agendas.

Carlos Alberto Gómez García: ¿En qué va Etb en esto? No tiene una definición concreta de qué es una ciudad inteligente. Nosotros todavía estamos actualizando y poniéndonos al día en lo que es tener un giro.

Laura: ¿Cuál giro?

Laura: Ser una empresa top en telecomunicaciones. Para ello, ETB pasa los días trabajando en la instalación redes de Internet de fibra óptica y Wi-Fi por casi toda la ciudad. La idea es hacer florecer a ETB como empresa de comunicaciones y, en paralelo, hacer de Bogotá una de las más potentes en términos de cobertura de Internet.

Carlos Alberto: Entonces todo el proyecto de despliegue de fibra óptica es básicamente desatrasarnos de un periodo que Etb no invirtió y no creció. El proyecto Wi-Fi lo vemos como un complemento a los negocios fijos y al negocio móvil. Si los planes van como van, la infraestructura que va a tener Bogotá a nivel de Wi-Fi no la tiene casi nadie en la región.

Laura: Aun cuando Carlos Gómez no llama a ese trabajo Ciudad Inteligente, las acciones de ETB en la ciudad sí encajan con el modelo.

Sebastián: Déjame ver si entendí. «Ciudad Inteligente» es implementar TIC para mejorar los servicios públicos. La gracia es que esto sea rentable para la empresa privada que presta los servicios.

Laura: Y eso es lo que hace ETB, tanto en los espacios privados, como en los puntos de WiFi públicos. Carlos Alberto Gómez:

Carlos Alberto: Si las cosas salen bien, en las 146 de estaciones de Transmilenio va a haber Wi-Fi. En por lo menos 500 paraderos de buses va a haber Wi-Fi. Hoy hay un paradero que queda a media cuadra al norte de la Javeriana, en la 46 con séptima, que allá hay Wi-Fi. Por supuesto, todavía le falta muchos temas de control de acceso, filtrar el tráfico, quién entra, con qué beneficios y quién no, pero en esencia lo que pretendemos es entregar la mayor cantidad de accesos Wi-Fi que se pueda, impactando la mayor cantidad de personas posible. Estamos hablando que mal contados deberíamos estar impactando —no únicos— pero por lo menos dos o tres millones de personas al día con esa infraestructura.

Sebastián: ¿Dos o tres millones de personas? ¡Eso es un montón! Pero, ¿para qué exactamente querría una empresa como ETB ofrecer gratis y en las calles un servicio por el que la gente paga?

Laura: Uno, usted usa redes públicas, no la de su celular. Dos: usted se vuelve más fiel a la ETB, porque le está regalando Internet. Tres: ETB se aprovecha que usted se colgó a la red para mostrarle publicidad, y este es el punto más importante, porque ETB puede usar sus datos de navegación para venderle información a gente que quiera pautar. 

Sebastián: Cuando algo es gratis, el producto es usted.

Laura: Aunque, bueno, una aclaración: ETB puede capturar capturar los datos de quienes se conectan a sus redes públicas, pero no puede hacer eso con el servicio de Internet de nuestras casas. Ni ellos, ni ninguna empresa similar está autorizada para recoger nuestra información de navegación solo por prestar el servicio de fibra óptica. La ley de Habeas Data lo prohíbe. Ojo, eso tampoco cambia con la privatización de ETB.

En definitiva, Ciudad Inteligente es solo una manera de entender la Ciudad de Datos. Pero, hay aspectos específicos de la ciudad inteligente que vale pensar. Por ejemplo, ¿qué pasa con la participación ciudadana?

Al final del día, en la ciudad inteligente se usa la información para tomar decisiones, pero esa información se queda en archivos digitales cerrados a los ciudadanos, que usualmente pertenecen a las empresas privadas que contrató el estado para prestar los servicios.

Sebastián: Entonces, al final del el objetivo del gobierno es la eficiencia, optimización y la mejora de los servicios públicos. Pero, ¿cómo puede participar ahí un ciudadano de a pie? Alguien como yo...

Carlos: Bueno, realmente es muy complejo. Pero para mi la solución estaría dada en primer lugar porque estas políticas sean transparentes al gobierno. No solamente transparentes en su espíritu sino transparentes en cómo funciona esta captura y análisis de datos. Por que si como ciudadanos no sabemos cómo estamos siendo representados en esos datos, no sabemos realmente cómo somos procesados en estas estrategias. Entonces yo creo que el primer paso es obviamente transparencia, necesitamos una ciudad activa, haciendo veeduría y una ciudadanía preocupada también por entender cómo funcionan los servicios que están mediatizados a través de esas tecnologías.

Laura: Y tenemos todas las posibilidades para tomar el rol activo de ser aquel que consulta la información y la descarga en su computador y la manosea y hace lo que quiere con ella.

Carlos: Y la problematiza además. Porque no olvidemos que aquí se trata de capturar o no capturar datos, sino de que la decisión de capturar información y procesar datos no es una solución solamente técnica, sino que es una decisión política.

Laura: La idea no es condenar la recolección de datos, ni a su análisis. Esa es la manera como nuestra ciudad vive ahora. Eso sí, vale la pena mirar cómo podemos participar de esa nueva Ciudad de Datos de manera que más personas hagan parte de la discusión. Y esa, da la casualidad, es nuestra intención con este podcast.

Laura Ubaté: Este episodio fue producido por Laura Rojas Aponte en la dirección, Sebastián Pulido Zethelius en la producción, Alexander Zambrano Salazar en la dirección editorial y en la producción sonora quién les habla Laura Ubaté.

Grabamos este podcast en el Centro Ático y se base en la investigación «Ciudad de Datos: datos masivos, ciudadanías y gubernamentalidad», aunque suene a un título muy largo, recuerden que lo pueden conseguir porque lo hizo la Universidad Javeriana. Para consultar la investigación completa, visita ciudaddedatos.org

Para discutir este episodio nos puedes encontrar en ciudaddedatos.com o en twitter como @ciudaddedatos.

May the data be with you.

 

REFERENCIAS

Quizá le interese estudiar más el tema, así que acá dejamos algunas referencias que nos sirvieron para producir este episodio.